Ir al contenido principal

ESTACIONES, por Sylvia Georgina Estrada


1
En las tardes
veo al chico que me gusta
comemos paletas de limón
sentados bajo un nogal
en el fondo del patio.
Cuando lo beso
su boca no sabe dulce
ni amarga
y no sé cómo descifrarlo.


2
Todos los días
el chico que me gusta
me manda una canción
a veces dos.
Siempre busco las letras
sé que hay en ellas
un mensaje oculto para mí
aunque a veces no lo encuentre.


3
El chico que me gusta
me llevó a su casa
jugamos a contar historias
le dije te amo
pero no era cierto.
Quería mostrarle
decir que sí
que yo tenía un corazón.


4
¿A dónde iremos ahora?
A un lugar donde haga frío
respondió el chico que me gusta.
Le compré gorros y guantes
un termo para el café.
Mis obsequios no llegaron a sus manos.
Primero cambió de teléfono
después de barrio
finalmente dejó la ciudad.




Comentarios

Entradas más populares de este blog

EL FUNERAL, por Carlos Mata

En todos mis años como guardia, nunca había visto una situación como la de esa familia y su difunto. Por regla del nosocomio, no se les podía entregar el cuerpo hasta que la cuenta de urgencias quedara liquidada y como no estaba en sus planes financieros que el occiso muriera, les resultaría un tanto difícil.      Mientras la hija mayor conseguía el dinero, la viuda y la hija menor acompañaban al cuerpo. A esta última se le ocurrió sacar de su cartera una fotografía en vida del ahora pálido y ponerla en la mesita junto a la cama. Un poco más tarde la viuda dijo que tenía hambre y salió en busca de algo que comer. Cuando regresó, metió de contrabando una hamburguesa para su hija y una veladora para iluminar la foto del difunto. Por respeto al duelo, lo pasamos por alto. Una hora después empezaron a llegar los familiares. Pasaban de uno por uno a ver al hermano, al tío, al primo, al compadre; alguien más lo llamó cabrón y una mujer sólo lloró, así que desconocemos el parentesco. La viud…

MAZMORRA, por Elena Gómez

Los hombres construyeron una prisión                                                                le han puesto por nombre Mujer
entre su ropa hurgan                                                    lloran                                                             se consuelan


en esa celda a la que llaman Mujer


                                                    la delinean cual boceto
                                                    ella debe preguntar si puede comer                   en ese lugar                   anda descalza sobre vidrios

                                      no hay luz ni libros                 le prohiben la sed


                                        no importa su edad                                                                      o el color de sus ojos

                          nutre / dobla calzoncillos / zurce las gastadas ropas                                                        mantiene la paz barata
le dicen “mi musa”
cuando lo hacen
               …